Mostrando entradas con la etiqueta libros infantiles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta libros infantiles. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de julio de 2016

Que nos vamos de Celsius




Otro Celsius, señores. Llevo tres semanas restringiendo calorías para hacer frente a este atracón estival de cachopos, sidra y buena literatura. 
Este año he vuelto a encargarme del programa infantil del festival. Suelo comentarlo siempre, pero no está de más que lo repita: es un placer poder traer autores de primera fila sin barreras ni impedimentos. En el Celsius hay barra libre para la literatura infantil y juvenil. Y eso siempre se agradece. 

Como esto ya está que arde (sólo hay que mirar los termómetros), os dejo los actos en los que participaré este año (ya sea entrevistando o como autora). Os aseguro que va a ser una añada de las buenas.

Nos vemos en unas horas.


Miércoles 20

19:00 a 19:20 Presentación de los libros infantiles “Don Quijote de la Mancha” y “El Lazarillo de Tormes” de Ana Campoy, acompañada por Raquel Míguez (Carpa de actividades)

Jueves 21

13:50 a 14:10 Encuentro con el autor David Fernández Sifrés, acompañado de Ana Campoy (Carpa de actividades)

18:00 a 19:00 Taller de pequeños detectives con Ana Campoy (carpa de actividades infantiles)

19:00 a 19:20 Presentación de “Las aventuras de Alfred y Agatha: El robo de la Gioconda” de Ana Campoy, presentada por Javier Ruescas (carpa de actividades)

Viernes 22

11:20 a 11:40 Presentación del libro “Alma y la isla” de Mónica Rodríguez, acompañada por Ana Campoy (carpa de actividades)

13:00 a 13:20 Presentación de la saga “Multicosmos” de Pablo C. Reyna, acompañado de Ana Campoy (carpa de actividades)

18:30 a 19:00 Presentación de la trilogía “Electro” de Javier Ruescas y Manu Carbajo, acompañados por Ana Campoy (carpa de actividades)

19:00 a 19:20 Presentación de “Mala, malísima, Marta” de Carlota Echevarría, acompañada de Ana Campoy (carpa de actividades)

Sábado 23

19:50 a 20:10 Presentación del libro “Cornelia y el intruso del bosque” de Raquel Míguez, acompañada de Ana Campoy (carpa de actividades)

Y para adictos de veras, os dejo aquí el programa completo.

jueves, 30 de junio de 2016

Cambiar de vida



Cuando mi hermana anunció que cambiaba de vida, a todos nos pilló un poco por sorpresa. La gente suele ubicarte en una casilla concreta de la colmena, sobre todo al rozar los treinta. Por eso cuando mi hermana gritó que se ponía el mundo por montera y se marchaba a otra parte a hacer otra cosa, el universo se nos antojó un poco más caótico a todos los que la escuchamos. Cualquier cosa podía pasar. Desde que España ganara Eurovisión hasta que un día, y de repente, se nos muriese David Bowie.

Mientras mi hermana empaquetaba su tesón y se embarcaba hacia su nuevo porvenir, yo me quedé en casa dispuesta a escuchar sus aventuras. Siempre han sido un material excelente para mis novelas y, en este caso, no fue una excepción. Tras semanas de espera y escritura (tranquilos, ese proyecto dará para otro post) descubrí un libro infantil curiosísimo. Éste:



El cuento narra la historia de Tronquito: un tronco de árbol humanizado que da paseos campestres por puro placer.

Al igual que cualquier hipster rural, Tronquito recolecta objetos absurdos que otros han desechado. Después, se decide a catalogarlos y ordenarlos según sus propias preferencias (Tronquito ya me cayó simpático desde el principio, sobre todo por la originalidad de sus categorías, que iban desde hojas o cafeteras hasta “cosas chulas que curvan”). 




Según avanza el cuento, Tronquito decide que todos esos objetos pueden tener un uso más allá del originario: así que inaugura un museo, el “Museo de Tronquito”, que titula su cuento y en el que recibe a todo aquel que quiera visitarlo. Tras varias jornadas de ardua dedicación, Tronquito se da cuenta de que eso del museo es un latazo. Que al principio era divertido pero que, tras haberlo disfrutado, y mucho, echa de menos sus paseos bohemios por el campo. Y decide cerrarlo.

Sin traumas. Sin dolores de cabeza. Sin más. Ha llegado al final de una etapa y se dedica a hacer otra cosa. Porque sí. Porque le da la real gana.

Casi aplaudo al libro. Ante mí, y de la manera más simple, alguien acababa de dar con la piedra angular del asunto: que en la vida no pasa absolutamente nada por cambiar de opinión. “Estos son mis principios. Si no le gustan aquí tengo otros” que decía Groucho Marx.




El temor a ser juzgados muchas veces nos paraliza. No es lo mismo que “las circunstancias" empujen a alguien a un destino inesperado a que sea éste quien se convierta en kamikaze de su propio destino. La turba se le echa encima. Aunque la factura sea la misma, no se concibe igual.

Tronquito me pareció un tío muy valiente y su libro un regalo estupendo; el mejor modo de explicar a cualquiera que somos humanos con alma de gato. No importa gastar oportunidades porque tenemos de sobra. Siete, al menos.

Por eso, no lo dudé un instante y se lo regalé a mi hermana al cumplir los 30. Para que sepa que Tronquito también la entiende. Porque cada una de nuestras vidas tiene derecho a ser la verdadera.



lunes, 2 de marzo de 2015

Sofía y las hadas


Cuando Sofía llegó, ella y yo apenas éramos familia. Era canija. Tanto, que costaba creer que fuera humana. Con unos deditos que parecían perfilados por un enano con un pincel.

Desde que Sofía tiene memoria, yo siempre he sido su tía. Política, eso sí. Pero Sofía aún no entiende de leyes. No sabe que la genética ignora los papeles y las firmas. Ella sólo cree en las hadas.

Si alguien preguntara a Sofía por mí, diría que me conoce de toda la vida. Para ella cinco años son suficientes. A pesar de que aún no ha descubierto que el amor es lo que hace familia. Ni sabe de los significados de algunas palabras. Ni lo rápido que pasa el tiempo.

Me perdí cómo Sofía daba sus primeros pasos, el día que pronunció la primera palabra, incluso el asomo del primer diente. Son los inconvenientes de una tía viajera que va y viene. A pesar de ello, Sofía creció y las dos nos fuimos conociendo. En cada uno de nuestros encuentros hemos ido fraguando nuestra amistad de toda una vida, que es la suya propia. Comprendemos nuestros caracteres, nuestras aficiones y también nuestros vicios inconfesables. Como el del chupete.

Lo que le costó a mi sobrina deshacerse de ese pedazo de goma, superaría la adicción de muchos fumadores. Es la cruz de tener un temperamento fuerte, algo que Sofía exhibe desde bien pequeña. Tal vez ese apego desmedido fue el primero de sus contratiempos. Y como la mejor forma de darle la vuelta a un disgusto es convertirlo en literatura, me propuse hacerle un cuento para explicarle su pesar.

Ojalá todos los problemas de la vida de Sofía pudieran solucionarse con una de mis historias. Sería muy fácil ayudarla en cada tropiezo. Como un Pepito Grillo que le dejara migas de pan para mostrarle el camino a seguir.

Sin embargo, me he empeñado en dejar escritas algunas respuestas. Y en dar palmas. Por si acaso.

En el fondo, soy igual que Sofía. Yo también creo en las hadas.

La colección Soy un superhéroe ya está a la venta en librerías. Se presentará en Madrid los días: 6 de marzo (El dragón lector), 18 de marzo (Liberespacio) y 10 de abril (Didacticalia).

miércoles, 28 de mayo de 2014

El cazador cazado

Y yo, que siempre estoy buscando referentes, metiendo homenajes en mis libros y procurando beber todo lo posible de los que tanto he admirado, voy, de repente, y me quedo de una pieza. El mundo (no solo el editorial) es irónico y, a veces, te sorprende.

La culpable es Raquel Míguez, y el responsable su último libro: El verano que desaparecieron los trogloditas. Me llevo a casa el libro, me pongo a hojearlo y descubro una sorpresa escondida en la página 10: Diego, Diegroffre, el gran protagonista de su novela, resulta que también es fan de Alfred & Agatha.

Un temblor orgulloso me recorre las canillas. Ahora resulta que soy yo la presa capturada en novela ajena.
Quién me iba a decir que esto podía pasarme. Quién me lo iba a decir el día que abrí el primer word en Ribadesella...

martes, 13 de mayo de 2014

Cuando vengas a Madrid chulona mía...

Que está bien eso de ser madrileña, lo juro. Sobre todo por la mezcla (porque la pureza, qué queréis que os diga, mejor para el oro y los diamantes).
Los madrileños, la mayoría, estamos remezclaos y, como los vascos, nacemos donde nos sale de las narices.
Por eso no está mal montarnos una fiesta como la que vamos a celebrar el sábado en la librería El dragón lector. Pilar Pérez, su librera, os anima a celebrar el lanzamiento de DESCUBRE MADRID, este librito recién sacado del horno y con el que me he divertido tanto escribiendo y rimando.
Seas madrileño de cuna, de alma o, simplemente, de pasada, estás invitado.
Es lo que tiene esta ciudad que, como El dragón lector, siempre tiene hueco para todo el mundo.

martes, 29 de abril de 2014

¡Descubre Madrid!



No es el anuncio de una campaña de turismo, ni tampoco es que me haya entrado una morriña extraña, no.
Se trata de mi nuevo libro, DESCUBRE MADRID, que saldrá la semana que viene a la venta.
Me habría gustado poneros una imagen más "real", pero tanto viaje ha hecho imposible que pudiera fotografiarme con ellos en la mano.
Os cuento detalles: se trata de un libro para pre/neo-lectores (de 4 a 6 años) y está escrito en verso. Se trata de un poema que va transcurriendo por los lugares más icónicos del Madrid actual y que viene acompañado de un mapita muy mono. Las ilustraciones corren a cargo de Roser Calafell y no solo sale en español, sino que también ¡lo hará en inglés!
Pronto os contaré más cosas de la nueva criatura. Sobre todo, a partir del 6 de mayo, su fecha de lanzamiento.
Su creación ha sido una aventura estupenda, os lo aseguro. ¡Estoy muy contenta!